PANOKA 

+54 (0388) 4228634 

 panoka.radio@gmail.com

El nuevo álbum sale el 12 de octubre

Adrián Dárgelos, de Babasónicos: “No tengo ganas de explicar la letra de mis canciones”.
Antes del lanzamiento de “Discutible”, el líder de la banda debate en torno al uso del lenguaje, las etiquetas y la repetición.
Adrián Dárgelos es una criatura emponchada que saluda con la mano blandita y saluda para hablar del nuevo disco de Babasónicos (Discutible). Es otro famoso promocionando su material, pero a diferencia de Ricardo Arjona o Valeria Lynch, se ve que no le gusta mucho esta parte del trabajo. Aquí debe morir mi libertad. Esas cosas debe pensar el músico, entre muchas otras que piensa del periodismo al que se someterá con un desgano estudiado. "¡¿Qué clase de empleado sos?!", nos preguntará al final. Seguramente crea que eso es rock.
-En una charla con el escritor Marcelo Cohen, él quiere saber (“la pregunta que da más vergüenza hacer es la que uno más se hace”, dice) cómo puede ser que un lector sofisticado, “alguien que leyó a Musil, a Fogwill, a Aira, a Pynchon...”, termine haciendo “Putita”. (En realidad, Cohen se pregunta "cuál es la línea que va de todo eso “a estoy mirando a tu novia y qué”).
-No era ese tópico, en realidad nosotros estábamos hablando sobre literatura, los motivos de su escritura y distopía. Creo que el programa se llamaba El Fantasma. Pasó como hace diez años, pero no siento que Marcelo haya sido tan irrespetuoso como para decirme eso.
-Bueno, él te lo decía de una manera muy simpática y vos te reías...
-Yo creo que eso no lo dijo y que vos estás poniendo opiniones tuyas en palabras de otros.
-Das a entender que la literatura no te sirve para nada y que leer es perder el tiempo. Creo que incluso hablás de "resistencia pasiva"...
-Sí, sí, yo le dije eso, pero lo otro es descalificador. ¿Vos crees que Putita no tiene cierto sentido poético?
-¿Yo...?
-Esas son palabras tuyas.
-Tampoco tiene sentido entrar en una polémica, Adrián. Sigamos...
-Leer es una actitud subversiva en el capitalismo, porque leer es tiempo de ocio. La lectura, pensando en conceptos básicos como el de plusvalía, puede llegar a convertirte en un perdedor social.
-En tus letras, como dice José Bellas, ex jefe del Suplemento Sí, suelen aparecer caballos de Troya. Un ejemplo, “Canción llévame lejos/donde nadie se acuerde de mí...”. En el corte de difusión de “Discutible”, el próximo álbum, vos cargás duro contra la figura del estribillo. Decís: “No se puede sólo desatar el nudo con un estribillo pop, que lo repetís hasta que lo puede cantar un conjunto de orangutanes”.
-Esa canción se llama La pregunta y en realidad cargo duro contra la repetición de forma innecesaria.
-¿Cuál sería el problema?
-La repetición. Vivimos en un período de música comercial combinada por algoritmos que retrasan la música de autor. El autor es poco importante. En nuestras canciones no se dan mucho las repeticiones. Los estribillos quizás aparecen como culminación de la estrofa. O aparecen a modo de leit motiv. Si vas al caso de Putita, sucede dos veces el estribillo. Dos en toda la canción. Pero La pregunta tiene sus trucos y sus juegos sutiles. Por ejemplo cuando el estribillo entra ya no sale más y la letra se hace millones de preguntas... preguntas que ahora no recuerdo bien. Es una canción que habla de sí misma mientras, por otro lado, hay una sucesión de interrogantes enormes.

"Leer es una actitud subversiva en el capitalismo", advierte Dárgelos, que carga contra la "repetición innecesaria" en "La pregunta". (Foto: Martín Bonetto)

-¿El eslogan y el estribillo son familia?
-En la canción, el estribillo es un remate que a veces puede funcionar como mantra o conclusión. La canción descansa en el estribillo. Al eslogan no lo conozco, porque no lo practico... A mí me gusta que la canción exceda al autor para que no se convierta en un manifiesto o en un panfleto. Me gusta perder ese tipo de control...
-¿Son un grupo de vanguardia?
-No sé si somos un grupo de vanguardia. Somos un grupo de música popular.
-Debe ser una presión lo de “vanguardia”...
-Conozco la música de vanguardia. Nosotros no lo somos.
-Leí que tenés un discurso para defender cada material nuevo. Hablemos del título del disco que está por salir a la venta: Discutible. A simple vista, algo que está en discusión entra en un marco, digamos, democrático...
-La obra nuestra es lo discutible. Canciones que no hablen de nada, opiniones sobre el consenso de la realidad...
-En un show dijiste: “Éste es el comienzo de una era discutible”. ¿A qué te referías?
-A la era de nuestro disco llamado así. Cada período de disco está dominado por ese patrón estético. Este álbum replantea muchas de las acciones de los discos en su forma de mostrarse. Los canales mainstream de la industria proponen utilizar el disco de una determinada manera y nosotros, ahora, vamos a salir con con una canción que inaugura el período de los videos discutibles. Y después, cuando salga el disco, habrá otros videos más cercanos al video-gesto que al videoclip.
-¿Qué es un "video-gesto"?
-Tampoco es una categoría. Es una forma de distinguirlo del videoclip. El clip es un componente de marketing. Se inventa exclusivamente para eso. La pregunta es un videoclip. Pero los videos que tenemos pensados para Discutible no buscan promocionar las obra. Son imágenes que acompañan canciones. Y lo hacen como gesto, como opinión. Unos y otros son de distinta naturaleza en el acompañamiento visual. Además, este disco tiene el desarrollo de arte gráfico más grande de todos los que hayamos hecho. En comparación con el arte que se ve chiquito a través de los sistemas de streaming, nosotros vamos por otro lado. Una actitud que también podría ser considerada decisión discutible para la época.
-Mirá: pensé que lo de “discutible” tenía una suerte de alcance más bien social. En ese sentido sí me gustaría volver sobre Putita. ¿Cómo ves el actual panorama de groupies, a juzgar por tu experiencia, o no, y por el fenómeno de género que se fue dando en los últimos años?
-Averigualo vos…
-¿Yo? Yo no soy rockero...
-Qué lástima. Si te interesa tanto ese tema hacete un dossier.
-Hay otra canción nueva, Teóricos, donde parecés estar bastante atento a la mirada del otro…
-No estamos especialmente atentos a la mirada del otro. Proponemos un campo de observación con nosotros mismos como experimento. Tocamos, hacemos videos discutibles, videoclips, comunicación, contenido. A eso me refiero. Creo que nos parece más importante generar que recoger opinión.
- En esa canción despotricás contra el crítico de rock…
-No despotrico contra eso.
-Dice la letra: “La ciudad está llena hasta el techo de teóricos de rock”....
-No le habla al periodismo, eso fue en la época de Jessico. Esta canción remite a que hoy todos creen saber de rock.
-Como que todos creen saber de fotografía sólo por tener celular…
-Claro, se refiere al conocimiento superficial de las cosas y no al explorativo o al que se obtiene de primera mano. Entiendo la confusión, pero no es una mirada hacia la opinión de la prensa, sino hacia el comentario social de la música. Social e intrascendente. Hoy todos son expertos.

Populares. "Conozco la música de vanguardia. Nosotros no lo somos", sentencia Dárgelos. (Foto: Martín Bonetto)

-¿Y en ese océano de dos centímetros qué nos estaríamos perdiendo?
-No lo sé.
-¿Te gusta la carrera que venís haciendo?
-¿A vos te gusta la tuya? Nosotros no nos miramos. Generamos obra, shows...
¿Los orígenes de la “movida sónica” fueron puntualmente por Baba-sónicos?
-No, eso tiene que ver con periodistas que tal vez ya no escriban.
-¡Jajajaá!
-Es una etiqueta.
-¿Qué recuerdos tenés de esos años de patineta?
-Es normal que para cristalizar el nombre de una escena se busque un título. Si vos te pararas en el años ‘91, ‘92, los jefes de redacción de los medios eran muy conservadores como para permear pequeñas bandas o pequeñas noticias sobre grupos nuevos. Era muy difícil sacar una nota de Babasónicos en Clarín. Tuvo que existir algo que se llamara “Caras nuevas” para poder tener un lugar. Entonces se incluía todo bajo un nombre recordable, como pasó en los mismos ’90 con el “grunge”. Casualmente en esa etiqueta periodística estaba nuestro nombre dando vueltas, un nombre que, como vos sabes, parte de una idea original y no remite a ninguna otra cosa...
-Bien el periodismo: encontró una manera de visibilizarlos...
-Logró poner un nombre para poder permear información en lo que era una prensa muy conservadora.
-En el disco nuevo hay otro tema que se llama Bestia pequeña, donde decís que es factible que te quede tiempo para probarte como cantante…
-¿De las letras que puedo decir yo? Yo no las hago para hablar de mí. Y tampoco necesitan mucha explicación. Son letras. Hay que disfrutarlas.
-Pero es muy literal para que no te pregunte...
-Disfrutalas.
-¿El uso de la primera persona en el rock es un género en sí mismo?

Capa sobre capa en la tapa de Discutible, el nuevo álbum de Babasónicos, que sale a la venta el 12 de octubre.

-No tengo ganas de explicar la letra de mis canciones porque les estaría sacando campo de significado. Yo creo que cada oyente puede entender una cosa distinta. Bestia pequeña puede ser una broma y habla en primera persona porque yo uso una clase de humor sobre mí mismo.
-"La careta del lenguaje", decís en otro momento. ¿Qué se construye con el lenguaje?
-La estructura formal del lenguaje esconde cosas. Para eso se hacen letras, para que en el interlineado el oyente rellene con su propia imaginación. Si no pensara así, escribiría prosa. Prosa o columnas de opinión.

Fuente: Clarín

GRUPO WHATSAPP

HACE CLICK EN EL LOGO
Y ENTRA A NUESTRO
GRUPO WHATSAPP

EL TIEMPO EN JUJUY

Pronóstico de Tutiempo.net

SEGUINOS EN

Design by: www.diablodesign.eu